Blog de la NTA: Modernización de la Tecnología de la Información (IT, por sus siglas en inglés) ˗ La dependencia del IRS de sistemas de tecnología anticuados representa un riesgo continuo para la administración tributaria

September 3, 2020

Suscríbase al Blog de la NTA y reciba actualizaciones sobre las últimas publicaciones del blog de la Defensora Nacional del Contribuyente Erin M. Collins. Se pueden encontrar blogs adicionales en www.taxpayeradvocate.irs.gov/blog.

In English

En mi publicación de blog anterior, hablé de la expansión de las opciones de los servicios digitales para mejorar las experiencias de los contribuyentes al interactuar con el IRS. Aquí, hablaré sobre la necesidad desesperada de financiamiento de varios años para modernizar los sistemas e infraestructura de computadoras del IRS. La administración tributaria está en riesgo y el país y el IRS necesitan una solución ahora más que nunca.

Un juez de la Corte Suprema ilustremente opinó que “los impuestos son la sangre vital del gobierno”. En ese sentido, el IRS es responsable de recaudar aproximadamente $3.5 billones en impuestos cada año, aproximadamente el 95 por ciento de los ingresos federales. Además, la agencia tiene la tarea de administrar los programas de beneficios sociales recurrentes como el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo y los programas de ayuda financiera únicos como los Pagos de Estímulo Económico en 2008 y los Pagos de Alivio por el Impacto Económico en 2020. A pesar de estas enormes y críticas responsabilidades, el IRS depende abrumadoramente de los sistemas de tecnología de la información (IT) “heredados”, que la División de IT del IRS ha definido como sistemas que tienen al menos 25 años de antigüedad, utilizan lenguajes de programación obsoletos (por ejemplo, COBOL) o carecen de soporte, capacitación o recursos de proveedores para mantenerse .Un informe reciente publicado (en inglés) por el Inspector General del Tesoro para la Administración Tributaria encontró que 231 sistemas de IT utilizados por el IRS son sistemas heredados.

Para proporcionar un servicio de primera clase al contribuyente, el IRS requerirá una revisión sustancial de sus sistemas de IT. Durante los últimos 50 años más o menos, el IRS ha desarrollado cientos de programas de software para satisfacer las necesidades de sus unidades de negocios.  Pero estos programas generalmente carecen de la capacidad de interactuar entre sí para proporcionar una experiencia eficiente al contribuyente, ni son lo suficientemente ágiles como para integrar las nuevas tecnologías, con la consecuencia de que los datos de un sistema deben volver a ingresarse en otro (por ejemplo, cuando el caso de un contribuyente pasa de la Oficina de Revisión a la Oficina de Apelaciones).

Ejemplo: Cuando un padre con custodia desea enmendar su declaración de impuestos de 2018 para permitir que el padre sin custodia reclame a un hijo como dependiente y reclame varios créditos, puede presentar una declaración enmendada electrónicamente, pero tiene que  enviar por correo el Formulario 8332, Liberación / Revocación de la liberación de la reclamación de exención del  hijo por parte del padre con custodia, en inglés, junto con el Formulario 1040-X, Declaración enmendada del impuesto sobre el ingreso  individual de los EE. UU., en inglés.   La sección de procesamiento de declaraciones del IRS no tiene la capacidad de aceptar el Formulario 8332 electrónicamente, por lo que debe escanear y subir los datos de un formulario recibido en papel. La demora resultante del envío y procesamiento de un Formulario 8332 en papel podría causar complicaciones para el contribuyente o el padre que no tiene la custodia, si la sección de auditoría del IRS actúa sobre la declaración enmendada con base en la información obsoleta de cualquiera de los padres.

Independientemente de cómo el IRS organice sus unidades de negocios y sus procesos entre bastidores, los contribuyentes se beneficiarán si los sistemas del IRS pueden comunicarse entre sí, en tiempo real, para servir mejor tanto a los contribuyentes individuales como a los de negocios. 

En la Sección 2101 de la Ley del Contribuyente Primero (TFA, por sus siglas en inglés), en inglés, el Congreso ordenó al Director de  Informática del IRS  desarrollar e implementar un plan estratégico multianual  de IT. Antes de la aprobación de la TFA, el IRS había iniciado una misión para modernizar sus sistemas de IT. En abril de 2019, publicó un Plan de negocios de modernización integrado (en inglés) que describe la visión del liderazgo del IRS para mejorar la experiencia del contribuyente mediante la modernización de los sistemas  básicos de la administración tributaria, las operaciones del IRS y la ciberseguridad durante un período de seis años, pero no aborda completamente todas sus necesidades de IT.

El IRS también ha establecido una nueva oficina (en inglés) de Gestión de Casos y Digitalización Empresarial para supervisar sus esfuerzos  de desarrollar un enfoque de gestión más centrado en el contribuyente. La iniciativa de Gestión de Casos Empresariales tiene la desafiante tarea de superar los desafíos que enfrenta actualmente el IRS al tener el trabajo de casos en más de 60 sistemas antiguos, la mayoría de los cuales no pueden comunicarse entre sí, en un sistema de gestión de casos basado en la nube.

Todos podemos imaginar los beneficios de la modernización de IT, pero las actualizaciones básicas de IT son algo más que mejorar el servicio al contribuyente; también son necesarias para reducir las posibilidades de un fallo catastrófico. Modernizar la tecnología ya no es un lujo; es una necesidad, y es necesaria ahora. Imagine el pánico y el caos que se produciría si los sistemas de IT del IRS fallaran y no se pudieran recuperar rápidamente. En 2018, algunos sistemas fallaron durante unas pocas horas; aunque el IRS pudo recuperarse rápidamente esta vez, sucedió en la fecha límite de presentación, lo que llevó a la agencia a dar a los contribuyentes y profesionales en pánico un día adicional para presentar sus declaraciones. Con un fallo más significativo, es posible que el IRS no pueda cobrar los pagos de impuestos o emitir reembolsos de impuestos. Solo este año, hemos visto  una nueva visión de las limitaciones de los sistemas de IT del IRS, ya que las operaciones del IRS se han visto afectadas por la COVID-19 (vea mi publicación de blog anterior).

Corresponde al Congreso financiar las actualizaciones tecnológicas que el IRS requiere para aumentar el   nivel de servicio y mejorar sus operaciones generales. El IRS estima que requiere aproximadamente $- 2.5 mil millones durante seis años para implementar su plan de modernización. Sin embargo, el Congreso asignó solo $150 millones en el año fiscal (FY) 2019 y $180 millones en el año fiscal 2020 para los esfuerzos de modernización empresarial. Para que el IRS implemente adecuadamente su plan de modernización, en su totalidad y no en partes, es imperativo proporcionar financiamiento de varios años, junto con la suficiente flexibilidad para utilizar los fondos de IT de manera sensata. El IRS no puede implementar su plan de modernización a menos que el Congreso le dé el apoyo de varios años que necesita para los contratos necesarios a largo plazo. Sin la financiación adecuada, la infraestructura del IRS enfrentará riesgos cada vez mayores, y el IRS tendrá que ampliar innecesariamente sus esfuerzos de modernización de IT, mientras gasta continuamente los recursos para respaldar sus sistemas actuales. Dinero que se gastaría mejor en sus esfuerzos de modernización.

En el Informe Anual al Congreso de este año, planeo ofrecer recomendaciones legislativas y administrativas para mejorar los sistemas e infraestructura de IT, que son esenciales para los derechos y el servicio al contribuyente. Pero el momento de actuar es ahora.

Enlace a esta publicación (en inglés): https://go.usa.gov/xG2pT

Las opiniones expresadas en este blog son únicamente las del Defensor Nacional del Contribuyente. El Defensor Nacional del Contribuyente presenta una perspectiva de contribuyente independiente que no necesariamente refleja la posición del IRS, el Departamento del Tesoro o la Oficina de Administración y Presupuesto.